Sans surprise, les hommes déjà connus pour avoir une maladie cardiaque grave avec tarif de la dysfonction érectile pire de tout, les chercheurs australiens ont trouvé. Où achat cialis sur internet vous avez trouvé une pharmacie online ici https://trendpharm.com/ cialis . Lorsque des problèmes se produisent dans la chambre, les émotions peuvent exécuter élevé. Si vous avez commencé à éviter les rapports sexuels par crainte de ne pas obtenir une érection, votre partenaire peut commencer à vous pensez ne trouvent plus attrayants. Sentiments se blessent. En couple commencent à se sentir moins intime. Le ressentiment se insinue. Una disfunción eréctil es la impotencia de obtener o mantener una erección. comprar propecia sin receta en madrid saber cuál es el medicamento ideal para usted depende de diferentes factores.

Conversando con Liduvina Mendez sobre los significados de una cultura emancipatoria

17 Febrero

Comunicaciones Petateras: ¿Qué entienden por emancipación de las mujeres desde Actoras de Cambio?.

Liduvina Mendez, Asociación Feminista Actoras de Cambio: Desde Actoras supongo que cada una de las integrantes tendrá expresiones que se diferencian, pero en la colectiva hemos construido miradas que confluyen y se sincronizan. Cuando hablamos de emancipación no es una posición construida en soledad, porque siempre hay una interacción con el pensamiento feminista, el pensamiento postcolonial, negro, autónomo, radical, que nos ha aportado mucho, en colocarnos la visión de la emancipación y la libertad como una de las cuestiones centrales para nuestro actuar. Y tiene muchas implicaciones.

Emanciparnos es: no estar más desde la víctima, demandando al Estado, a los hombres, a las otras, nos coloca en una acción más creativa de decir, cómo podemos construir la emancipación, la libertad desde ahora, en nuestras vidas, cuerpos territorios. No viéndolo como algo a lo que vamos a llegar, no como la utopía, -que se mantiene-pero no como algo a lo que vamos a llegar. Sino algo que estamos viviendo, construyendo, disfrutando y creando.

Retomamos nuestros cuerpos, nuestra sexualidad, nuestro disfrute, la alegría, la creatividad, nuestros poderes, buscamos la libertad. Esto no quiere decir que no miramos la situación y las condiciones en las que estamos las mujeres, las vivimos en nuestros cuerpos, vidas y territorios y por ello actuamos, creamos sobre ellas. Todo está muy relacionado.

 

Petateras:¿La emancipación desde el cuerpo?

Liduvina Mendez: Es compleja esa respuesta, porque es difícil de explicar, pero cuando lo vivencias es más fácil de entender. Para nosotras es fundamental la recuperación del cuerpo en toda su integralidad y eso pasa por romper, imaginarios, creencias que hay alrededor de nuestro cuerpo. Y que son parte fundamental de la ideología patriarcal y especialmente para las mujeres.

Para nosotras hay una negación y una satanización de nuestro cuerpo, que va asociado con la ideología patriarcal, y con la sexualidad que es como la expresión de nuestro cuerpo en todos los ámbitos, no solo en el ámbito genital , sino que a la sexualidad de las mujeres y las personas se le ha dado mucho énfasis en la genitalidad, pero nuestra sexualidad es como la expresión de lo que somos con este cuerpo. Pasa también por la escisión que se ha hecho de nuestros cuerpos, no solo de las mujeres, sino también de los hombres. Cuando se plantea en el pensamiento judeo cristianos que somos materia y espíritu o desde la ciencia cuando se habla de la salud física o la salud mental, y eso para nosotras es una separación creada para sostener el sistema patriarcal...

Para nosotras una propuesta de emancipación desde el cuerpo es fundamental. Volvernos a sentir integradas, por eso nos reconocemos en otras cosmovisiones como la maya o la oriental que nos plantea la unidad de lo que somos y que no somos seres escindidos y que cualquier cosa que pasa en la expresión física de nuestro cuerpo está relacionado con el pensamiento y la espiritualidad y esto no es un asunto muy fácil de explicar desde las construcciones que tenemos en occidente, porque el espíritu se ha planteado como algo sobrenatural pero para nosotras es una expresión de lo que somos en toda la integralidad. Tendría otras cosas que decirte, pero siento que este tema es muy amplio.

Petateras:¿Cuáles son las elementos que aportan a una cultura emancipatoria que tu pudiste reconocer en el festival?

Liduvina Mendez:Se hizo mucho énfasis en sentir y volver a nombrar nuestros cuerpos, vidas y territorios de manera integrada, desde las mujeres. Un ejemplo, si nosotras no nombramos lo prohibido, lo mancillado, lo saqueado, lo colonizado de nuestros territorios y cuerpos. Si no nombramos como es la dominación y la violencia y las diferentes opresiones. Si no nombramos nuestros cuerpos incluyendo las partes que han estado prohibidas de nombrar y sentir para las mujeres: todas las zonas erógenas: los pechos, la vagina, el clítoris, si no las nombramos, las sentimos, las hacemos visibles, las re significamos tenemos poca posibilidad de construir la emancipación porque estamos negando una parte esencial de nuestro cuerpo.

Una cosa parecida pasa con el cuidado, el placer, la alegría, el baile, que son expresiones muy integrales de nuestro cuerpo, pero que dentro de la ideología patriarcal, están estigmatizadas, o que hay muchas creencias o costumbres de que expresar el baile es cosa de mujeres deshonestas o solo si un hombre te saca a bailar.

No te rías abiertamente, porque si lo haces abiertamente das mensajes de mujer mala, y todas esa implicaciones que están en nuestro cuerpo, y que pensamos desde Actoras, que cada quien encuentra caminos para emanciparse, pero colectivamente es mucho màs fácil y divertido. En el Festival vez como se trabaja con el arte, con la expresión corporal como posibilidades de abrirse y reconocerse desde un espacio creativo de libertad, por eso se le da tanto énfasis a las artes, sin esperar que se conviertan en clases de arte, sino en maneras de expresar las cosas de una manera diferente. Las representaciones, el canto, el uso de colores, es como todas estas cuestiones que en la sociedad se limitan. En el festival se trata de dar una dimensión que posibilite la mirada de las mujeres, que diga yo puedo cambiar, puedo involucrarme en el baile colectivo con libertad, sin sentirme presionada, por ejemplo.

Por eso los espacios del baile son solo para las mujeres, es como en este momento sintámonos en libertad, sin presión, sin sentirnos juzgadas, sin riesgos de sentirnos o de que nos estigmaticen.

Por eso hay una diferencia en como nosotras vemos las cosas, porque no lo planteamos desde la resistencia, digamos en Actoras no usamos la expresión: “estamos en resistencia”. En el Festival sí, porque estamos junto a otras que si se plantean desde la resistencia.

Nosotras evitamos que la resistencia, no se vea como: aquí estamos aguantando, resistiendo para que esto no se caiga, sino que lo planteamos más: estamos construyendo nuevas propuestas, estamos creando la libertad y la emancipación. Nos liberamos. Lo dicho a la vez implica que no dejamos de ver y sentir el dolor de lo que sucede en nuestras vidas, cuerpos y territorios, de las huellas de la historia personal y colectiva, pero intentamos que nuestras respuestas sean creativas, libertarias, que nos dejen ver todas las posibilidades, poderes, creatividades que tenemos y construimos las mujeres.

Petateras:¿Cuáles propuestas identificaste en tu Comisión de Trabajo que aportan a una cultura emancipatoria?.

Liduvina Mendez:Por ejemplo la diferencia entre algunas mujeres es, que nos damos cuenta de lo terrible del patriarcado y nos rebelamos y enfrentamos, pero no damos el paso hacia la construcción y creación de nuestra libertad, hacia la emancipación, de alguna manera nos quedamos en la resistencia, esperando que otras cosas cambien y dejando que todo lo exterior domine nuestra acción.

La clave para la emancipación, según mi opinión, es darme cuenta de lo terrible del patriarcado, del racismo, del clasismo, de cómo lo reproducimos, pero sobre todo en cómo lo transformamos en libertad y emancipación en nuestras vidas, cuerpos y territorios.

En el Festival vimos la potencia de las mujeres jóvenes, que dijeron cosas como: quiero vivir el amor de otra manera, no desde la posesión de la otra o el otro. Quiero vivir la libertad. Quiero una educación transformadora. Quiero conocer la historia de las mujeres y de quienes me antecedieron.

O cuando una maestra maya dice: Cómo vivir su identidad como mujer maya reconociendo los aportes de la cosmovisión maya para el cambio de visión sobre la vida, la suya y la del mundo.

O cómo las mujeres ixiles cambiaron la situación de dominación y miedo a una situación de lucha por la justicia para las mujeres, a ellas las ves en la batucada, danzando, disfrutando y con valentía haciendo un trabajo con sobrevivientes de violencia en contra de las mujeres.

O cuando una mujer maya que trabaja con sobrevivientes de violencia sexual dice: nosotras lo que queremos y hacemos es la autoridad de las mujeres, que tengamos y se escuche nuestra palabra para que ya no haya más violencia sexual.

O cuando otra compañera dice: nosotras tenemos como norma que no formamos parte de ningún partido político por toda la historia que a las mujeres nos ha tocado vivir con estos. Si alguna compañera quiere estar en algún partido tiene que salir del grupo.

En el grupo en el que estuve también hubo mujeres con dificultad para expresarse, muchas mujeres con muchos dolores, que están en los grupos porque de alguna manera sienten que les hace bien, ese es el camino, largo o corto que todas recorremos para sanarnos y disfrutar los cambios.

Petateras:¿Cómo se conectan cuerpo, vida y territorios en una lectura emancipatoria?

Liduvina Mendez:El sistema patriarcal nos ha golpeado desde niñas y lo sigue haciendo, pero nosotras, las feministas y todas, hemos creado y seguimos creando conocimientos, caminos, cultura que nos permite ahora vivir en espacios como la casa, trabajo nuestras relaciones, con otras, otros, con la naturaleza de otras maneras que generan bienestar y alegría. Se han roto paradigmas y estamos construyendo otra cultura. Por milenios un pequeño grupo han saqueado nuestros territorios colonizándolos, y ellos mismos han generado su propia destrucción y nosotras y nosotros continuamos porque la vida no tiene dueños, ni señores, ni patronos, ni se compra, ni se vende. La tierra no es de nadie, nosotras, nosotros somos de la tierra.

Para la emancipación y la libertad, el cuerpo, vida y territorio se entrelazan como el hilo en el tejido que une nuestras vidas. Y que por ejemplo las feministas comunitarias aquí en Guatemala y en Bolivia, lo plantean muy bien: desde sus cosmovisiones indígenas. Ellas dicen somos parte de esa integralidad, de esa totalidad. Entonces lo que pasa en mi cuerpo, en mi vida tiene relación con el territorio. Y lo que pasa en el territorio tiene relación con mi vida, con mi cuerpo. Entonces todo tiene relación, es parte del mismo tejido. Existe sincronicidad de ahí la importancia de colocar nuestra atención en el bienestar y en la recuperación del equilibrio y la armonía, en el respeto, la alegría, la celebración de la vida.