Sans surprise, les hommes déjà connus pour avoir une maladie cardiaque grave avec tarif de la dysfonction érectile pire de tout, les chercheurs australiens ont trouvé. Où commander viagra suisse vous avez trouvé une pharmacie en ligne ici http://trendpharm.com/ #viagra. Lorsque des problèmes se produisent dans la chambre, les émotions peuvent exécuter élevé. Si vous avez commencé à éviter les rapports sexuels par crainte de ne pas obtenir une érection, votre partenaire peut commencer à vous pensez ne trouvent plus attrayants. Sentiments se blessent. En couple commencent à se sentir moins intime. Le ressentiment se insinue. Una disfunción eréctil puede ser el resultado de afecciones y enfermedades, medicación o estilo de vida. En primer lugar, es un problema físico. A menudo, factores psíquicos como el estrés y el miedo ayudan a mantener o empeorar los problemas eréctiles. Comprar priligy en ergentina saber cuál es el medicamento ideal para usted depende de diferentes factores.

Sacudir la conciencia es la primera consigna del feminismo hacia la emancipación

18 Marzo

Petateras conversó con la Dra:Ana Silvia Monzon, segundo lugar en el Premio Simone De Beauvoir, por la Libertad de las Mujeres, 2013, que concede la Liga del Derecho Internacional de las Mujeres.

silviamonzon

Petateras: ¿Cómo defines  cultura emancipatoria?

Ana Silvia Monzón: La cultura emancipatoria es una propuesta en construcción que está vinculada a los orígenes de la modernidad y a los orígenes del feminismo en su versión ilustrada.

Una emancipación respecto a un momento en la historia que estaba rompiendo con las cadenas del servilismo y que ponía en el centro, la libertad, la autonomía, el libre albedrio que eran condiciones negadas a todas las personas, que de alguna manera se logro recuperar para los hombres en el siglo XVII, pero no para las mujeres.

A partir de ahí las feministas fueron construyendo esta categoría de emancipación, porque seguían siendo asignadas a esas visión de servilismo por ser mujeres, de seguir subordinadas a los hombres por el hecho de ser mujeres.

Entonces la cultura emancipatoria tiene una perspectiva histórica, tuvo  una fuerza bastante grande en todos esos siglos, y tal vez en el siglo XX se utilizo menos en el discurso político y esto puede ser por el postmodernismo que viene a instalar otras categorías.

Actualmente se está dotando de significado, de nuevo, a este termino de emancipación y por tanto  a la cultura emancipatoria que relaciona todas las luchas sociales y particularmente el feminismo en el mundo y sobre todo en America Latina.

Petateras: ¿Por qué dices que se está planteando de nuevo?

Ana Silvia Monzón: Yo diría que se está planteando de nuevo la idea de la emancipación . Porque si nos situamos en el siglo XIX tenia mucho sentido la palabra como tal, porque había muchos países que vivian bajo el colonialismo.

La emancipación tenia ese sentido, también, además de la emancipación individual como categoría individual, también la emancipación que movia a sociedades enteras.

Tambien me parece a mi, que se fue utilizando menos, pero ahora se esta utilizando de nuevo. Y estamos hablando de cultura emancipatoria, porque de nuevo se están instalando procesos muy vinculados con el colonialismo, que tienen que ver con la globalizacion neoliberal y con la instalación de empresas trasnacionales en territorios lo que esta implicando que se este avasallanado a pueblos enteros.

De nuevo estamos colocados en la defensa de estos planteamientos de libertad, de autonomía.

Petateras. ¿Puedes mencionarme algunos rasgos de la cultura emancipatoria que construyen las mujeres en las luchas de resistencia por los territorios, por ejemplo  frente a las mineras…?

Ana Silvia Monzón: Yo creo que el feminismo desde su génesis ha tenido la cultura emancipatoria como una brújula; porque se trata de la recuperación de la palabra para las mujeres, se trata del planteamiento de su historia como mujeres ubicándola en el ámbito publico, se trata también de romper la frontera entre lo privado y lo publico y que se resume en la frase de Kate Millet: Lo personal es político.

Se construye la cultura emancipatoria, creando espacios para las mujeres, desde las mujeres. Donde se piensa desde las mujeres y se da valor a ese pensamiento y a la palabra de las mujeres.

Ubicándonos en las actuales luchas por el territorio encontramos que más mujeres de pueblos indígenas y afrodescendientes están también en ese proceso de recuperar la palabra, de tomar la palabra, de ponerle un nombre a este vasallaje, a este despojo a una forma de vida milenaria y están saliendo al frente:las mujeres.

Y desde el feminismo se esta planteando visualizar el territorio no solo desde el entorno, sino desde el cuerpo de las mujeres, que es una de las principales propuestas con más fuerza desde el feminismo. Colocar el cuerpo de las mujeres que ha sido históricamente expropiado. Ahí se esta construyendo cultura emancipatoria al dia de hoy, en nuestros territorios.

Petateras: ¿Crees qué estamos dicotomizando el análisis de la realidad cuando partimos de transgresiones versus fundamentalismos, por ejemplo ?

Ana Silvia Monzón: Creo que los fundamentalismos son uno de los pilares del patriarcado, y desde ahí la categoría patriarcado sigue teniendo fuerza, sigue siendo muy válido el análisis desde esta categoría  y de  los fundamentalismos, que  son uno de los pilares, no el único.

Los fundamentalismos son profundamente ideológicos, pero por supuesto se van relacionando dialécticamente con las estructuras políticas, económicas, con la serie de instituciones patriarcales, dentro de esta serie de instituciones, las iglesias, no es solo una, son las varias iglesias, han atacado permanentemente al feminismo y a las feministas.

No podríamos verlo como una cuestión dicotómica, nos ayuda mucho utilizar la categoría de fundamentalismo, pero no agota la situación en la que vivimos, no agota las posibilidades y la formas en las que el patriarcado se está sosteniendo y reproduciendo, y frente a ese planteamiento el feminismo tampoco lo podemos reducir a emancipación, porque es uno de los ejes más importantes, pero tampoco es el único. Entonces  la emancipación ubicada dentro del cuerpo teórico, filosófico, político y metodológico del feminismo

Petateras: Nos puedes mencionar algunos ejemplos de prácticas de cultura emancipatoria que tu reconozcas en las organizaciones, en las mujeres, en los movimientos donde participas.

Ana Silvia Monzón: Creo que es importante seguir nombrando las grandes claves del feminismo, y una de estas es precisamente recuperar la historia. Primero ubicando a las mujeres que excepcionalmente y es a las que podemos ubicar en la historia de mas larga duración y luego la construcción de una/otra historia que es la historia de las mujeres. Donde ya estamos hablando de referentes distintos a como se ha narrado la historia oficial. Del hecho de que la historia de las mujeres no se va a construir solamente a partir del espacio público, porque efectivamente ahí vamos a encontrar pocas hasta el siglo XIX, y el siglo XX, pero que pasaba con las mujeres desde antes.

1.La historia de las mujeres y las mujeres en la historia

Entonces me parece que esa clave de la historia de las mujeres y las mujeres en la historia es uno de los ejes desde los que el feminismo ha avanzado y se ha aportado mucho a esta cultura emancipatoria.

2. La recuperación de la palabra

Otra clave es la recuperación de la palabra, la autoridad que le damos a las palabra de las mujeres que históricamente volvemos siempre a esta categoría ha sido vedada, e incluso descalificada y esto se traduce en idiomas que no expresan la experiencia femenina, la experiencia de las mujeres, en idiomas que son profundamente jerárquicos y donde lo femenino se expresa casi siempre de manera peyorativa.

Recuperar la palabra no significa solamente nombrar en femenino, sino trastocar las bases de esos idiomas, sobre todo de aquellos más permeados al machismo como el idioma español. Yo conozco menos otros idiomas; pero este en el que nos toca construir, pensar y decir es profundamente machista asi que esa recuperacion de la palabra no solo se trata de nombrar en femenino, sino de una cuestión mucho más profunda y me parece que ahí hay bastantes avances tanto en el acceso a la palabra, muy vinculado a la noción de derechos a la comunicación. Tambien en esta vertiente más profunda de trastocar los idiomas, me parece que estas son dos claves importantes.

3.Acceso a la educación

Otras es el acceso a la educación y la presencia más significativa en los espacios donde se elabora conocimiento, y aquí desde la visión cuantitativa de más mujeres en las escuelas, en la academia como también más mujeres pensando desde otras lógicas, desde otras epistemologías, desde otras teorías, que también implican nuevos lenguajes en las ciencias.

Estas son algunas de las claves que te digo que podemos estar observando en estos momentos.

Otros tienen que ver con la irrupción de las mujeres en los espacios públicos que también habían sido vedados a las mujeres, y ahí con muchisisimas más dificultades porque los poderes patriarcales habían estado más instalados, pero también es un ámbito en el cual las mujeres están dando la batalla y planteando otras formas de hacer política, aunque la avanzada neoliberal sigue limitando cada vez mas esas posibilidades para las mujeres.

Las mujeres están actuando de distintas formas y haciendo estos vínculos entre mujeres: fortaleciendo redes, creando demandas, agendas, más allá de las fronteras, también es una apuesta que intenta vulnerar las estructuras patriarcales y creo que también ahí ha habido bastantes avances, prueba de ello es que tú y yo estamos hablando de país a país, y eso es una acción que tenemos incorporadas en nuestra cotidianidad, muchísimas mujeres lo tienen incorporado, del área rural, de las ciudades, que gracias a las Tecnologias de la Información y la Comunicación se están encontrando y están construyendo esas agendas conjuntas.

Recién  concluí un artículo para el que tome un graffiti de la organización Mujeres Creando que me gustaría compartir , y yo lo parafraseo. Ellas dicen:”Nuestro feminismo, mueve, remueve y conmueve” y yo diría que es  “ porque inquieta, trastorna y sacude conciencias”.

El principio de la emancipación es sacudir nuestras conciencias, sino tomamos conciencias de la situación y la condición en la que estamos no podemos dar los pasos siguientes para la emancipación.

En primer lugar debemos tener claridad de la falta de conciencia en la que vivimos y que nos la alimentan diariamente los medios al alcance del sistema patriarcal.

Sacudir la conciencia es la primera consigna del feminismo hacia la emancipación

No podemos hablar de cultura emancipatoria en abstracto,esa cultura emancipatoria inicia cuando cualquier mujer, ubicada, donde este ubicada, independientemente de que allá ido a la escuela o no, toma esa conciencia, ahí si que sacude esa conciencia de esa subordinación-discriminación-exclusión que es cotidiana.

En esa mujer sea quien sea, este donde este, sacude su conciencia, ya no dará marcha atrás. porque se instala la sospecha, una categoría de la que hablan las fiosofas españolas.

Instalar la sospecha tiene que pasar por sacudir la conciencia. Cuando tu nivel de conciencia se ha complejizado, vas a sospechar,  pones en cuestión lo que vives.