La Confluencia Feminista Mesoamericana Las Petateras nació de la voluntad política de las activistas feministas Mesoamericanas, el 22 de septiembre del 2006 en Panamá al calor del cierre del evento “Imaginando y Reinventando el Feminismo del Futuro”,  convocadas por Asociadas por lo Justo (JASS) e HIVOS, Holanda.

Nos autodenominamos desde aquella ocasión “Las Petateras”. Veníamos de los 7 países de Mesoamérica y algunas de Estados Unidos y Holanda que realizaban trabajo en la región. Fuimos 26 originalmente, hoy somos muchas más, sumando 58 y somos igualmente diversas. La iniciamos mujeres de todas las edades entre los 21 y los 58. Mujeres Kuna, Ngäbe, Aztecas y Mayas, Afro, mestizas, mulatas y caucásicas.

loquesomos1

 

Intencionalidad

 La Confluencia fue creada con la intencionalidad de desarrollar una metodología y un accionar político regional que busca apoyar, visibilizar y proteger las acciones transgresoras de mujeres para desafiar y transformar los sistemas y prácticas de poder patriarcal: movilizando recursos y solidaridad regional e internacional, convocando a observadoras de diversos países para acompañar las acciones transgresoras a través de Observatorios de la Transgresión Feministas presencial y virtual; apoyando alianzas estratégicas entre mujeres de diversos movimientos sociales y facilitando la divulgación y visibilización de las luchas, gracias a la participación de medios en manos de mujeres en la región y su impacto en otros medios. Las Petateras emprendimos con esas prácticas mesoamericanas, nuevas claves para enfrentar los retos del contexto y lo que buscábamos para transformar las vidas de las mujeres trasgrediendo el lugar que les han asignado las sociedades patriarcales/capitalistas.

 

Fundamentación

“Escogimos “El Petate” porque simboliza el tejido social que soñamos las mujeres y no el que ha sido creado históricamente por el patriarcado, el cual se ha construido pasando por nuestras vidas y nuestros cuerpos. En este hilar constante, hemos acumulado la experiencia y las fuerzas como sujetos individuales y sociales, para de-construir y re-construir el tejido social. Esto nos da la capacidad para nombrar, actuar y decir lo que queremos para el planeta y todos los seres vivientes, mostrando que son posibles otras dimensiones del mundo y de las relaciones sociales.” (Boletín Petateras OTF, editora: Roxana Arroyo, Petatera)

Afirmamos que el tejido actual está anudado sobe las espaldas de las mujeres, su exclusión, discriminación y explotación y que el nuevo tejido que buscan crear se fundamenta en la libertad y derechos humanos de ellas para trasformar sus vidas y las de sus comunidades por la justicia social y en fin a todas las formas de violencia.

El petate integra una metodología de la trasgresión que incluye las siguientes estrategias, que nos ayudan a identificar y abordar cuales son los nudos a desatar y los hilos que comprende ese tejido social para que se reconstruya desde otras miradas, paradigmas y prácticas sociales y políticas trasformadoras.