Mar de Cambios, recuerdos de nuestras evoluciones y revoluciones

Valora este artículo
(0 votos)

María Suárez : Qué bello reconstruir la historia. Buenas memorias y recuerdos de nuestras evoluciones y revoluciones.

Hasta la canción “Madre de Mar de Cambios” – una genialidad de Guadalupe Urbina, quien compartía aquella casa y beca conmigo, nació de eso. Y cuando ella negoció con Alas de Mariposa, esa canción era de tanto sentido para ella, que pidió a Alas de Mariposa quedarse con los créditos totales de esa canción, aunque las de Lucy y otros personajes fuesen de Alas. Y claro, una negociación con identidades clara, tiene un saldo de claridad de las identidades, no solo los productos.

Mar de Cambios, como escuela (no del nombre, pues el surgimiento del nombre Valeria ya lo ha desarrollado bien y me emocioné del recuerdo de aquella casita) de formación fue una proyección que como iniciativa de formación feminista, fue una de las cuatro patas de la estrategia Petateras cuando nació en Panamá (2006) en el evento y por la historia que muchas veces ha contado JASS, también era una idea que ellas venían trabajando para la región desde sus propios inicios años antes, como iniciativa de educación popular.

Las cuatro áreas de Petateras: sistematización, formación, acción y comunicación. Yanira planteó en la reunión de Panamá (2006) que la formación feminista era muy importante y contó lo que había sido para las feministas mesoamericanas en los movimientos sociales las dificultades y retos que habían tenido en la mesa de mujeres y que muchas  andaban buscando en la formación feminista la posibilidad de dar respuesta a esa relación tan compleja con otros movimientos.

De manera que a mi entender, era una propuesta e idea de ambas iniciativas. Siempre fue tan de ambas, desarrollar un ESPACIO (recuerdo la reunión en Costa Rica, aún previa a la de la casita, cuando Mariela insistía en que era un espacio y una METODOLOGIA, cada vez que alguien hablaba de escuela.

Y así fue evolucionando. No recuerdo cuando se afianzó que sería una escuela, que me refresque la memoria quien se acuerde, pues a estas edades, la memoria individual no me da para tanto. (Tengo el presentimiento que debe haber sido por asuntos de proyectos de financiamiento, pero puedo estar equivocada.)

La historia que cuenta Valeria es así, como sucedió. Lo que me parece, y para mí ha sido parte de los problemas para identificar las iniciativas, es que no contempla a título de qué fuimos cada una a esa reunión en la casita. Yo aclaré que iba por alas de Mariposa y como Petatera, Valerie que iba por JASS y como Petatera y a Alda iba invitada - sin ser en ese momento ni Petatera ni Jass - por IFUN, ya que también en esa iniciativa tenían la idea de hacer un evento de formación feminista en la región. Como Alda no puedo llegar, me llamó, me explicó lo que aportaría IFUN y me pidió que lo expresara, pues yo conocía bien esa iniciativa también.

Eran importantes las identidades – por lo menos para mí -  porque  además de fraguar el primer EVENTO de formación (allí no se le llamaba escuela todavía)  en esa forma conjunta, sino que cada parte iba a aportar fondos que tenía – IFUN un poco, Alas de Mariposa otros, JASS otros y Petateras por primera vez tenía un proyecto presentado a Global (con quién también me tocó hablar desde la casita para saber de cuanta plata sería.

Para mí las negociaciones de identidad de las iniciativas son claves y mucho más cuando hay plata de por medio porque si esas cosas no están claras, salimos perdiendo políticamente y se pueden generar rollos con las agencias – relaciones delicadas que hay que cuidar, casi tanto como los espacios nuestros.

Es cierto que cuando las mujeres participamos en las iniciativas nos metemos de alma y cuerpo – y con todas las identidades, pero cuando es momento de negociar cosas, rara vez puede haber negociación exitosa si cada una no se ubica con la identidad que representa en esa negociación. Yo, por ejemplo, era en ese entonces asesora de JASS, pero le aclaré a todas en una carta que yo no era identidad JASS, que como asesora, cuando me pidiera asesoría yo asesoraría para cosas concretas, pero que nunca representaba a JASS en nada. Después renuncié porque la relación entre JASS y Petateras era tan imbricada, se podría presar a enredos que yo no quería provocar.

Bien, se armó la propuesta que describe muy bien y presenta Valeria. Era de todas la iniciativa. Y Valerie y yo nos volvimos a reunir en mi cada en Denver para escribir ese documento y aquellos hijos de colores entrelazados (uno para formación, otro para sistematización, uno para acción y otro para comunicación). Eso era como insumo para llevar a la reunión de Petateras en Guatemala ese año.

Recordarás, Valerie, que al final de la reunión de Guatemala a ti y a mí nos tocó poner en tarjetas redondas blancas, verdes y amarillas la IDENTIDAD de cada una de las iniciativas que fluían conjuntamente – Observatorios, Mar de Cambios, Boletín Petateras, etc. Y hábil y olímpicamente, tú yo yo diseñamos y propusimos que el orden de las tarjeras expresara un énfasis, porque en realidad las iniciativas a esas alturas eran tanto de JASS como de Petateras. Pero Petateras pidió que en el orden de la identidad Observatorios apareciera Petateras arriba pues era una iniciativa surgida de Petateras. Y JASS pidió que se hiciera lo mismo con Mar de Cambios, colocando a JASS arriba porque era más una vieja idea de JASS que se había encontrado con la de Petateras. Y así fue, aunque no tengo fotos de las tarjetas y cómo quedó todo. 

Para mí fue muy armónico y nunca tuve dudas. Y cuando se fue a armar el primer encuentro de formación, Mar de Cambios, ya estaba eso perfilado así, con énfasis claros en eso, en el boletín, que era de Petateras como énfasis, etc.  Fue producto de una negociación y fue una negociación clara, a mi juicio, porque como era negociación, cada quién se ubicó en la identidad desde la que negociaba esas cosas.

A la hora de negociar cómo armar la primera actividad presencial de Mar de Cambios, recuerdo que la idea, tanto de JASS como de Petateras, era usar la oportunidad para ampliar alianzas. Por eso yo hablé de IFUN y también de Alas de Mariposa para organizar la iniciativa. Y de RIF, AWID (en especial a Cindy que era Petateras también), etc. Recuerdo cuando invité a Cindy a venir a RIF durante Mar de Cambios a la transmisión en vivo sobre el golpe de estado en Honduras y me dijo que no podía porque estaba como AWID en Mar de Cambios y no habían decidido un pronunciamiento colectivamente.

En la reunión de Nicaragua (2010) donde se fraguó la autonomía interactiva  de la identidad Petateras, ni se me ocurrió que Mar de Cambios quedara en el plan de Petateras para el 2011 en adelante, porque yo siempre respeté que era de JASS y con Petateras.   Y de hecho, allí no se plasmó nada sobre Mar de Cambios para el futuro. Sí sobre Rios de Cambios, que era de énfasis Petateras, como siempre se vio desde que surgió en la reunión de Petateras después de Mar de Cambios en Panamá. Para mi sorpresa, recibimos un correo de Lisa varios días después, dejándole Mar de Cambios a Petateras. Y luego otros reportes de que su escuela se llamaría Alquimia.

Así recuerdo y reconstruyo una linda historia que tiene un bello final, porque ahora en la región tenemos dos escuelas distintas, con fuente común y diferente. Y no logran separarse del todo, porque todas le pusimos tanta alma y vida a Mar de Cambios y todas somos tan Petateras, que no podemos dejar pasar oportunidad para reconstruir su historia, que es reconstruirnos nosotras en ella. ¡Que escuela de feminismo, gracias!  María