Escuela Mar de Cambios: tener hilos para tejer

Valora este artículo
(0 votos)

Comunicaciones Petateras/

Una escuela sin muros que busca acercar el movimiento, así definieron las Petateras a la Escuela Mar de Cambios que se realizó entre el 12 y el 14 de mayo en Tegucigalpa, Honduras. Participamos dieciocho Petateras de todos los territorios de Mesoamérica, a excepción de las petateras panameñas. También participo una petatera en  una sesión por Internet.  Es parte de las estrategias de formación política de las confluencia y fue propuesta en septiembre del 2012 en la reunión de Managua.

Gilda Rivera, petatera hondureña, en sus  palabras de bienvenida  nos contó que era el día de las  madres, un día lleno de preocupaciones para todas las madres por el futuro de sus hijos, en un país militarizado y con mucha violencia. Para las petateras hondureñas, destacó Rivera, está era la primera vez que participaban, ya que la anterior Mar de Cambios en Panamá en el 2009,  estaban inmersas en la resistencia frente al Golpe de Estado.

mdc2

En la foto de izquierda a derecha: Patricia Orozco, Gilda Rivera durante la bienvenida.

 

Buscando las claves de la cultura emancipatoria y construyendo una narrativa que dé un nuevo sentido a lo vivido, a nuestras historias.

 

mdc2 1

La Comisión de Acción Emancipatoria[i] con la facilitación de Roxana Arroyo, y Patricia Orozco por la coordinación fueron las encargadas de elaborar la metodología para realizar esta introspección acerca de las prácticas emancipatorias, que fue construida como una línea de tiempo de nuestras ideas y resistencias.

Desde una nueva forma de relacionamiento basada en la autonomía, nos planteamos las Petateras este ejercicio de búsqueda. Lo novedoso expresó Aracelys González es que:"Las claves permiten ser más precisas y trascienden agendas, temas, tienen que ver en cómo trastocar ese orden, ese ejercicio del poder, y las  dinámicas que nos están discriminando, excluyendo.

La emancipación ha acompañado al feminismo desde sus inicios, traer a la memoria a las feministas que han sido inspiración para nosotras es reconocer que hay claves que están allí en ese legado-fuente de conocimiento. Para ello utilizamos la herramienta metodológica del mural de las ancestras.

 Del trabajo en equipo regresamos a plenarias donde compartimos los resultados acerca de las ancestras, las claves emancipatorias que nos legaron y prácticas feministas asociadas a estas claves.Entre las ancestras figuran los nombres de las  mujeres que  han inspirado nuestros pensamientos-acciones emancipadoras, entre las que mencionamos están:   Rosa Luxemburgo, Simone de Beauvoir , Virginia Wolf, Visitación Padilla, Bety Cariño, Gracia Bogran, Elena Barrios Klé, Josefa Toledo, Frida Khalo, Celia Amorós, Marcela Lagarde, Sofía Montenegro, Amelia Valcárcel, Vandana Shiva, Gisèle Halimi, Doris Tijerino,de Nicaragua, mujeres que estuvieron en la revolución en Nicaragua, abuelas, madres, campesinas, indígenas, y escuchar a todas las Petateras.

Del legado de las ancestras reconocimos la autonomía, la igualdad, la liberación, la ciudadanía, la ética, el voto de las mujeres, el derecho a la educación, el amor liberador, la toma de conciencia de las opresiones, la propia ciudadanía, las luchas por derechos propios, el reconocimiento del derecho a vivir libres de violencia, la construcción de liderazgos propios, nuestras organizaciones, el feminismo como crítica al modelo de dominación, la dignidad, la firmeza y la posibilidad de seguir hilando.  Enlazadas con la sororidad, afectividad, transgresión, autocuidado, el cuerpo como lugar propio, como territorio integrado por las luchas de las rurales, las indígenas.

También enunciamos claves emancipatorias para el fortalecimiento de nuestra identidad, analizar la situación de la Confluencia en cada país, las debilidades y los compromisos, las nuevas formas de comunicarnos para que el diálogo sea más efectivo, la coherencia, la independencia económica y financiera, así como el fortalecimiento de liderazgos mesoamericanos, todo como parte de procesos personales para la transformación política.

 La cultura emancipatoria en nuestras acciones: 

 

Walda Barrios, de Guatemala compartió el proceso que llevó a las mujeres mayas ixiles a dar testimonio en el juicio por genocidio contra el ex presidente Ríos Montt. Un proceso de años, que incluyó fortalecer la autonomía de las ixiles desde el cuerpo, la sanación, su visión de justicia, historias recogidas en la investigación “Tejidos que lleva el alma”, los encuentros de la memoria, en la cual los medios de comunicación con voces de mujeres cuentan sus historias, visibilizan sus organizaciones, y escuchan desde ellas.

La primera experiencia del Tribunal de Conciencia, donde dieron sus testimonios las ixiles protegidas en sus propias idiomas, fue un proceso que partió del reconocimiento de las formas de violencia que las ixiles vivieron en el conflicto armado, entendiendo su contexto sociocultural, sus dinámicas, las organizaciones feministas, de justicia y las mujeres mayas trabajando en conjunto.

 

Marlen Chow y Patricia Orozco, petateras nicaraguense hablaron del derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia, una clave que se expresa en el proceso de lucha contra la violencia en Nicaragua  hasta llegar a la actualidad a las luchas por la Ley Integral contra la violencia o Ley 779. Lo describen como un proceso de más de veinte años enarbolado por el movimiento de mujeres.

Para María Suárez petatera costarricense, en su intervención por skype, planteó  el  concepto de tejido social emancipatorio, que para ella es cuando las feministas aportamos emancipatoriamente a la narrativa colectiva, cuando significamos lo que el “bien común” quiere decir para nosotras cuando, como sujeto político, nos incluimos plenamente en nuestras construcciones sociales.

Las claves emancipatorias tienen espacios donde nos articulamos con otras luchas, agendas y movimientos, mencionamos: las lcuhas por los derechos humanos, por la defensa de la tierra, bienes naturales, grupos ecologistas..

El último día sostuvimos un encuentro con feministas hondureñas, quienes nos compartieron cómo se vive y sobrevive en situaciones donde el militarismo se ha impuesto. Maestras y maestros, ante la situación dramática en que viven, se han organizado para apoyar a estudiantes que protestan por la presencia militar en centros educativos, en los que hasta el director se ha armado. Estas demandas las incluimos en un pronunciamiento de Solidaridad que entregamos durante una rueda de prensa a medios de comunicación y fueron reproducidos en Honduras y en medios internacionales como la Agencia EFE.

 Compartir lo que hacemos, construir alianzas

 

 

Entre los acuerdos y propuestas de la reunión están organizar otras modalidades de observatorios, espacios para conversar entre nosotras y con otras de la cultura emancipatoria, compartir en InfoPetateras lo que hacemos, involucrar a los medios en los que trabajan Petateras, analizar la posibilidad de conectarnos con fuentes estadísticas con el objetivo de tener una visión completa del contexto, de la situación de las mujeres y de las resistencias y transgresiones.

 Este observatorio nos fortalece, expresaron algunas petateras participantes, y debemos llevar el debate a toda la Confluencia.

Acerca del crecimiento de la confluencia,  Marta Yllescas, petatera de Nicaragua expresó que  no es una condición  para mejorar el funcionamiento, sino que depende más de los objetivos, el contenido de las propuestas que se planteen y de  que exista  una división del trabajo que permita mantener vivo el espacio, donde una se vea, haya cosas que hacer, debates organizados, pensados.

Esta edición de Mar de Cambios abrirá el espacio para definir lo que  vamos a observar en Mesoamérica, organizar foros de discusión entre las petateras, conectarnos con otros movimientos, alianzas, redes y observatorios que hablen de este contexto.

También se propueso recopilar cifras, videos, textos, informes, para que nuestros medios y otros medios de comunicación, difundan lo que hacemos.

 

 

 



[i] La Comisión de Acción Emancipatoria está formada por una petateras de cada territorio: México: Aracelys González, Guatemala: Liduvina Mendez, Salvador: Emely Flores, Honduras: Suyapa Martinez,Nicaragua: Evelyn Flores, Costa Rica: Yarman Jiménez,y Panamá: Alibel Pizarro.