Sans surprise, les hommes déjà connus pour avoir une maladie cardiaque grave avec tarif de la dysfonction érectile pire de tout, les chercheurs australiens ont trouvé. Où achat cialis sur internet vous avez trouvé une pharmacie online ici https://trendpharm.com/ #cialis . Lorsque des problèmes se produisent dans la chambre, les émotions peuvent exécuter élevé. Si vous avez commencé à éviter les rapports sexuels par crainte de ne pas obtenir une érection, votre partenaire peut commencer à vous pensez ne trouvent plus attrayants. Sentiments se blessent. En couple commencent à se sentir moins intime. Le ressentiment se insinue. Una disfunción eréctil es la impotencia de obtener o mantener una erección. comprar cialis españa saber cuál es el medicamento ideal para usted depende de diferentes factores.

La Cultura Emancipatoria de las Mujeres

Gilda Parducci

fuente: Columna de la autora para Contrapunto/Diario digital del Salvador


SAN SALVADOR - Al hablar de cultura por lo general lo hacemos desde el pensamiento de los grupos dominantes, acerca de lo que dictan como correcto y nos remonta hacia la construcción de nuestra identidad colectiva, sin embargo existe a la par de ese tipo de cultura, otra que busca la finalización de la aceptación de estas culturas dominantes con las cuales han logrado mantener acallado a grandes sectores poblacionales, esta es una Cultura Emancipatoria.


Las mujeres desde el mismo instante que se percatan de su opresión y sumisión, surge primera expresión por buscar una Cultura Emancipatoria y buscan incansablemente construir y hacerla valer.


Estos tipos de lucha por una Cultura Emancipatoria nos remonta a 1789 con Olimpia de Gouges en la Revolución Francesa, le costó la vida por atreverse a ser contestataria frente a la Declaración de los Derechos del Hombre y exigir la inclusión de las mujeres, ese hecho marco el principios de la lucha por la ciudadanía de las mujeres.


La lucha continúa y desde finales de la década de 1840 surge el sufragismo en los Estados Unidos, conformándose rápidamente un movimiento internacional de reivindicación del derecho de las mujeres a ejercer el voto, posteriormente se implanta fuertemente en el Reino Unido desde 1865, extendiéndose luego a gran parte de los países europeos.


A partir de 1897 se propicia en el Reino Unido La Unión Nacional de Sociedades por el Sufragio de las Mujeres que, además del sufragio, buscaba tornar a la sociedad para una visión cultural que permitiera a las mujeres el derecho a recibir el mismo salario que un hombre por el mismo trabajo, el derecho de las mujeres a ser las tutoras legales de sus hijos, junto a los padres, y la incorporación de las mujeres a la carrera judicial; hechos que definitivamente generaron toda una cultura emancipatoria de las mujeres. En cada momento al igual que con la Revolución Francesa, mujeres también murieron como producto de las resistencias de grupos conservadores misóginos que no permiten el adelanto de las mujeres hacia una ciudadanía plena.


Y veríamos como en el Siglo XX con el descubrimiento de los anticonceptivos da inicio a la apropiación del cuerpo por parte de las mujeres, con ello los derechos sexuales y derechos reproductivos son concebidos como parte de los derechos humanos universales basados en la libertad inherente, la dignidad y la igualdad de todas las personas. La salud sexual es un derecho fundamental, y por lo tanto debe ser un derecho humano básico. Para asegurar que los seres humanos y la sociedad desarrollen una sexualidad saludable, su reconocimiento es fundamental.


Sin embargo tal pareciera que el simple hecho que las mujeres hagan propios estos derechos, automáticamente surge la alarma a los dominadores culturales de las mujeres, pues el hecho de respetarle a las mujeres estos derechos rompería con el control y expropiación de los cuerpos de estas y se daría una emancipación tal, que nunca más nadie volvería a decidir por ellas, esta reivindicación recién comienza en El Salvador, y seguramente continuará siendo cruenta, y ¡quién sabe, cuántas de Gouges surgirán en aras de una Cultura Emancipatoria para las mujeres salvadoreñas!